SI LOS CISMÁTICOS TIENEN POTESTAD


UTRUM SCHISMATICI ALIQUAM POTESTATEM

«Duplex est spiritualis potestas, una quidem sacramentalis; alia iurisdictionalis. Sacramentalis quidem potestas est quae per aliquam consecrationem confertur. Omnes autem consecrationes Ecclesiae sunt immobiles, manente re quae consecratur, sicut patet etiam in rebus inanimatis, nam altare semel consecratum non consecratur iterum nisi fuerit dissipatum. Et ideo talis potestas secundum suam essentiam remanet in homine qui per consecrationem eam est adeptus quandiu vivit, sive in schisma sive in haeresim labatur, quod patet ex hoc quod rediens ad Ecclesiam non iterum consecratur. Sed quia potestas inferior non debet exire in actum nisi secundum quod movetur a potestate superiori, ut etiam in rebus naturalibus patet; inde est quod tales usum potestatis amittunt, ita scilicet quod non liceat eis sua potestate uti. Si tamen usi fuerint, eorum potestas effectum habet in sacramentalibus, quia in his homo non operatur nisi sicut instrumentum Dei; unde effectus sacramentales non excluduntur propter culpam quamcumque conferentis sacramentum. Potestas autem iurisdictionalis est quae ex simplici iniunctione hominis confertur. Et talis potestas non immobiliter adhaeret. Unde in schismaticis et haereticis non manet. Unde non possunt nec absolvere nec excommunicare nec indulgentias facere, aut aliquid huiusmodi, quod si fecerint, nihil est actum. Cum ergo dicitur tales non habere potestatem spiritualem, intelligendum est vel de potestate secunda, vel, si referatur ad primam potestatem, non est referendum ad ipsam essentiam potestatis, sed ad legitimum usum eius».

Hay una doble potestad espiritual una por cierto sacramental y otra de jurisdicción; La potestad sacramental es la que se confiere por alguna consagración, y todas las consagraciones de la Iglesia son inmóviles permaneciendo la cosa que se consagra, como se ve también en las cosas inanimadas; porque el altar una vez consagrado no se consagra de nuevo, a menos que fuese destruido . Por cuya razón tal potestad según su esencia permanece en el hombre, que, la ha recibido por, consagración, mientras vive, ya caiga en el cisma, ya en la herejía: lo cuales notorio porque, volviendo a la Iglesia, no se le consagra otra vez. Pero, como la potestad inferior no debe proceder a obrar, sino según que es movida por la potestad superior, como también se ve en las cosas naturales; de aquí es que los tales pierden el uso de la potestad, es decir, que no les es permitido usar de ella. Sin embargo, si hubieran usado, su potestad tiene efecto en las cosas sacramentales; porque en estas no obra el hombre sino como instrumento de Dios, y en su consecuencia los efectos sacramentales no son anulados por causa de cualquier culpa del que confiere el sacramento.

Mas la potestad jurisdiccional es la que se confiere por la simple comisión dada al hombre; y tal potestad no se adhiere al hombre de una manera inmóvil; por lo cual no permanece en los cismáticos ni en los herejes y por lo tanto no pueden ni absolver, ni excomulgar, ni conceder indulgencias, o algo semejante; y, si lo hicieren, todo es nulo.

Luego, cuando se dice que los tales no tienen potestad espiritual, debe entenderse o de la potestad segunda; o, si se refiere a la primera, no debe referirse a la misma esencia de la potestad, sino al uso legítimo de ella.

 
SANTO TOMÁS DE AQUINO
(Summa Theologiae, II-II, 39, 3)
 

TOMADO DE: EcceChristianus

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Santos de la Iglesia, Teología. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s