IMPRESIONANTE HALLAZGO PODRÍA TIRAR POR TIERRA TODO LO CONOCIDO ACERCA DE FÁTIMA


LUCÍA DE FÁTIMA MURIÓ EL 31 DE MAYO DE 1949,

 

FIESTA DE MARÍA REINA

 

Una gran tarea de nuestros queridos amigos de AMOR DE LA VERDAD

La sorprendente afirmación del título causará estupor a casi todos y probablemente exigirán la prueba. A lo que hay que responder que existe una prueba irrefutable cuya exposición será el objeto de este post.  No es una prueba basada en algo en que tenga parte la subjetividad, ni el parecer propio. Es una prueba “documental”. Está en un documento que aporto reproducido . No es un documento privado, como sería una carta, aunque fuera de un obispo involucrado, el principal,  en la historia de la publicación documental de Fátima, como lo fue Mons. José Alves Correia da Silva, obispo de Leiria. Tampoco la prueba proviene del convento de las carmelitas de Coimbra. Documentos de estas dos fuentes tendrían una importancia extraordinaria. Pero la prueba que aporto es mucho más fuerte porque proviene de una lista oficial de la monjas fallecidas de la Orden carmelitana, y el documento es una fiel transcripción digitalizada de los documentos guardados en sus archivos. Hay que añadir que es un documento que elimina cualquier duda de error humano o falsificación, como después diré, y que además  está confirmado por la coincidencia de varios centenares de religiosas difuntas, con la  publicación de los catálogos de la orden. Esto es lo que intento poner  a la vista del lector, para lo que le llevaré paso a paso por las acciones que deben ser hechas,  hasta llegar a ese documento.

 

La reina del Cielo, en cuya fiesta murió Lucía, el 31 de mayo, había tenido el siguiente diálogo con la vidente, el día 13 de junio de 1917:

 

Queria pedir-Lle para nos levar o Céu.

Sim; a Jacinta e o Francisco levo-os en breve. Mas tu ficas cá  mais algum tempo. Jesus quer servir-Se de ti para Me facer  conhecer e amar. Ele quer establecer no mundo a devoçao a Meu Imaculado Coraçao.

Fico cá sozinha?- preguntei. com pena.

Näo. filha. E tu sofres muito? Näo desanimes. Eu nunca te deixarei. O meu Imaculado Coraçäo será o teu refugio e o caminho que te conducirá até Deus.

Poco después de esta segunda aparición, Francisco, que no oía las palabras de la aparición sino sólo veía las imágenes, preguntaba inquisitivo:

¿Para qué estaba Nossa Senhora con un corazón en la mano esparciendo por el mundo aquella luz tan grande que es Dios? Tú estabas con Nossa Senhora en la luz  que bajaba a la tierra, y la Jacinta, conmigo, en la que subía al cielo. 

Es que, le respondí, tú con la Jacinta , vais a ir en breve al cielo y yo quedo con el Corazón Inmaculado de María pero “algum tempo”.

 

Como se ve, fue la Santísima Virgen quien le dijo que quedaría en la tierra  por algún tiempo.  Porque Jesús quería servirse de ella, para que se conociera y amara a la Virgen. En concreto quería servirse de ella para establecer en el mundo la devoción a su Immaculado Corazón. Esto lo hizo Lucía con la publicación de las conocidas  cuatro memorias y algunas cartas escritas por ella. Todo lo escribió desde los conventos españoles de las hermanas doroteas, de Tuy y de Pontevedra.  Una vez hecho esto se le urgió, por parte de Mon.da Silva, obispo de Leiría, a la vista de su mala salud e intentando evitar que la muerte se la llevara con su “Tercer Secreto” en el pecho, que lo redactara escrito en un papel. Cosa que hizo después de tres meses de angustias que le impedían hacerlo, en enero de 1944. El Secreto fue entregado a la Obispo inmediatamente con la advertencia de publicarlo después de su muerte o todo lo más antes de 1960.

 

¿A qué se refería Nuestra Señora con aquella expresión de “por algún tiempo”?.  La misma Lucía responde en el diálogo habido con Francisco después de la segunda aparición, que le preguntaba por los años que viviría. “No lo sé; bastantes”.

 

Esta expresión encaja perfectamente con los 32 años , 2  meses y  18 días  que viviría Lucía después de aquel 13 de junio de 1917,  muriendo a Los 42 años de edad.

 

¿Cuantos años te quedas?

 

No lo sé. Bastantes.

 

¿Fue Nossa Senhora quien lo dijo?

 

Fue. Y yo lo ví en aquella luz que nos metió en el pecho.

 

Ahora bien la expresión “algum tempo” no encaja en absoluto con los casi  90 años que separan aquel trece de junio con la supuesta muerte de  la supuesta Lucía, “muerta” el día   13/02/2005

Este estudio que he emprendido tiene la ocasión en la noticia aparecida recientemente en  Radio Cristiandad, en el post DOS HERMANAS LUCÍA DE FÁTIMA: NUEVA COMPARACIÓN – ¡GRACIAS A YUTAKA MATSUTANI!  sobre  dos fotografías de Lucía: Una de ella a los 40 años de edad en 1947. La otra a los  43 años de edad en 1949, verosímilmente el día de su profesión religiosa en el convento carmelitano de Coimbra. La biografía oficial nos dice que profesó el 31 de mayo de 1949, después de un año de novicia en el convento, en el que entró en marzo de 1948 a los 41 años de edad. Según la historia oficial profesaría justo un año y dos meses después, contra lo mandado en los conventos carmelitanos, que al parecer exigen dos años de noviciado. ¿Se habría intentado adelantar la profesión en vista de una salud deteriorada como lo estaba cuando Mons. da Silva le mandó escribir el “Tercer Secreto” temiendo que con su muerte desapareciera la importante revelación de Nuestra Señora?. He aquí las fotografías publicadas en Radio Cristiandad:
Fotos de Lucía en 1947  y en 1949, del sitio to-chihiro

He preguntado a alguna fémina-entienden más de eso- sobre su opinión y me ha asegurado que estas fotografías pertenecen a personas diferentes.

 

  1. Yo he hecho algunos posts, algunos de ellos publicados también en Radio Cristiandad, sobre la disparidad de las fotos de “las dos Lucías”,  los cuales pueden encontrarse  en estos enlaces:

 

La impostora de Coimbra I, La impostora de Coimbra II, La impostora de Coimbra: Ideas contraria a las de Lucía

 

Es imprescindible acudir a los tres posts señalados porque este post es una confirmación de aquéllos por la vía documental. Aquellos nos confirman y a su vez son confirmados por el que aquí desarrollo.

 

Dejo para el final el estudio e interpretación de la segunda fotografía, que es una foto que ha sido tomada, verosímilmente, el día de la profesión de esta religiosa, que no era la verdadera Lucía. Ello nos llevará a deducciones sorprendentes , como digo en el post citado.

 

La conclusión cierta que se desprende del desarrollo de este post,   es que Lucía no podía ser la novicia que tenemos en la foto por la sencilla razón, de que  en esa fecha, verosímilmente  la de  la profesión de la religiosa que aparece , el 31 de mayo de 1949, fue precisamente el día de la muerte de Lucía.

 

Pío XII el Papa de Fátima

Antes me gustaría exonerar al papa Pío XII, llamado el Papa de Fátima de cualquier involucración en la omisión de la publicidad del fallecimiento de Lucía. Dicho fallecmiento hubiera tenidodo entonces unas consecuencias inesperadas y más bien molestas: Los católicos de todo el mundo, hubieran clamado por la publicación del “tercer Secreto” del que Lucía había dicho que debía ser publicado después de su muerte o en todo caso antes de 1960.   Igualmente hubieran pedido la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, cuya petición Pío XII no había realizado, aunque sí hiciera la Consagración del mundo al Imaculado Corazón, en 1942.  ¿Había alguien en Roma que estaba dispuesto a impedir estas dos cosas? Sí lo había. Era alguien al que podemos llamar, el segundo después del Papa. Era el sostituto  de la Secretaría de Estado, entonces sin titular.

Ahora bien está probado que Mons.Montini llevó a cabo tratativas con los comunistas rusos a espaldas de Pío XII. Si hubo alguna intervención de Roma para que no fuera hecha pública la muerte de Lucía la vidente de Fátima, cuya divulgación hubiera supuesto un clamor,  entonces indeseado en Roma, ¿a quien podría achacársele sino al sostituto,  con enormes responsabilidades en Roma, y que bien podría haber llevado a cabo la operación, que exigiría de las autoridades carmelitanas en Roma, y que éstas no hubieran dudado en obedecer, hecho todo a espaldas de Pío XII.

 

Están escritas en este blog las siguientes actividades delSostituto hechas a espaldas de Pio XII:

 

En su carrusel de negociaciones y pactos secretos, Montini también hizo guiños a sus apreciados amigos comunistas. En 1944, tal y como relata Mary Ball Martínez en The undermining of the Catholic Church, [ Nota: Socavando la Iglesia Católica] tuvo lugar una reunión de alto nivel entre Monseñor Montini, actuando en representación de Pío XII, y Palmiro Togliatti, líder del Partido Comunista Italiano que había vuelto de su exilio de 18 años en la Unión Soviética, en la cual se pactó un acuerdo entre Democracia Cristiana, los socialistas y los comunistas para obtener el control total de Italia en cualquier gobierno de post-guerra, pero también se esbozaron las condiciones para una futura cooperación entre la Iglesia Católica y la Unión Soviética, lo cual se hizo sin el conocimiento de Pío XII, puesto que Mons. Montini se encargo hábilmente de ocultarle este asunto. En el libro ¿La Iglesia eclipsada? se menciona además que Montini y Togliatti eran amigos desde la infancia.

La gota que colmó el vaso y que agotó la paciencia del Papa Pío XII fue el desagradable incidente ocurrido en 1954, en el que como Andreas Böhmler narra: “Se había visto salir del Vaticano a un hombre esposado, al que un coche celular se lo había llevado. Este hombre despojado de su sotana por orden de Pío XII, no era otro que Mons. Alighiero Tondi, jesuita, secretario particular de Mons. Montini, éste a su vez, Prosecretario de Estado de Pío XII”. Según trascendió más tarde, este personaje infiltrado por Montini tenía acceso al Archivo Secreto Vaticano y allí obtenía los nombres de todos los sacerdotes enviados detrás del Telón de acero y se los comunicaba a Togliatti, quien a su vez se los transmitía a sus camaradas rusos, los cuales se encargaron de capturar y martirizar a estos sacerdotes. En cuanto Pío XII tuvo conocimiento de estos gravísimos hechos, expulsó a Tondi, quien había confesado bajo interrogatorio ser agente del KGB formado en Moscú e infiltrado en la Iglesia, y se quitó de encima a Montini enviándolo a Milán como Arzobispo pero negándole el birrete cardenalicio, alejándolo así al menos temporalmente de poder optar a ser “papabile”. Este gravísimo caso hizo enfermar a Pío XII.

 

¿Alguien cree que con estos supuestos, Roma iba a permitir la publicación oficial de la muerte de Lucía, la vidente de Fátima que en nombre de la Virgen había pedido la consagración de Rusia, hecha por el Papa y los obispos del mundo, al Inmaculado Corazón de María?

 

La imposición del silencio se imponía. El Papa Pío XII probablemente ni se enteró. Al principio nadie habló  de “suplantaciones”.  Se trataba de guardar en silencio el fallecimiento de Lucía. Pero el tiempo pasaba y nunca fue oportuna la divulgación de la muerte de Lucía. Más tarde, alguien presumiblemente se dio cuenta del importante servicio que una falsa Lucía podía hacer a Roma. Quizás se encargó, mediando los superiores generales de la Orden, a una carmelita que “hiciera el papel” de la vidente.  La discreción fue rota  cuando “Lucía” en 1957 fue interrogada por el procurador de las causas de beatificación de los dos niños pastores. En esa entrevista se dijeron cosas que no gustaron nada en Roma, cuando fue divulgada, y que podían hacer descubrir el embeleco hasta entonces llevado con discreción. El Padre Agustín Fuentes divulgó la entrevista en Méjico. La respuesta de Roma fue inmediata. Por medio de la curia de Coimbra se afirmó que Lucía no habia tenido nada que ver en esa entrevista.  El pronunciamiento fue inusitadamente fuerte.  Después el P. Alonso el encargado de los archivos de las apariciones de Fátima, anunció que esa entrevista era auténtica. ¿Pero era así en realidad? Por una vez la contundencia de la curia de Coimbra, que se lanzó a hacer declaraciones firmísimas, por orden de Roma sin duda, ¿No estaría en lo cierto al afirmar que la Hermana Lucía no tenía nada que ver con esa entrevista? La entrevista  se reduce a generalidades pero introduce un nuevo tema que nunca había tocado  Lucía : La imminencia de los últimos tiempos y la batalla decisiva del diablo contra la Virgen.

 

Paso al desarrollo de lo prometido  por sus pasos

 

Hace tiempo leí una correspondencia habida entre un lector y los editores de Tradition in Action. Esta es la captura en esa web de la carta de un lector y la contestación a ella por la Dra. Horvat.
La carta del lector está aquí. La captura hecha por mí es ésta:

Si hacemos click en el sitio indicado obtenemos esta página web:

Y haciendo clicc en el ángulo inferior donde se lee Defunti, Monache, se obtiene la siguiente página:

A partir de esta página web,  si hacemos clic en la siguiente línea:

Elencus Monialium O.C.D. defunctarum 2005/2 (sexennium 2003-2009)

Obtendremos esta página que corresponde a las monjas difuntas dentro del sexenio 2003 /2009, en la segunda página del año 2005/2

En la que podemos destacar la casilla 265.

En esta casilla, como en las del resto de casillas relativas a otras religiosas difuntas, podemos observar los datos de la hermana Maria Lúcia do Coraçäo Imaculado.

 

Nos ha chocado la siguiente anomalía: la Hermana Lucía después de una supuesta vida en la Orden de 56 años que supuestamente comenzó el 31 de mayo de 1949, (después de 1 año y dos meses pasados en el Carmelo de Coimbra como novicia) cuando supuestamente profesó como religiosa en la Orden de Nuestra Señora del Carmen, en la rama de las descalzas de Santa Teresa, observamos que la fecha de profesión es la 03/10/1928, que es la fecha de profesión- dada en numerosas biografías- en la congregación de las Hermanas de Santa Dorotea. Pero su supuesta profesión en las carmelitas fue la del 31 de mayo de 1949, como proclaman todas las biografías de Lucía. Esa es la fecha que consta en las numerosas biografías.

 

Ahora bien ¿Cual es la razón del olvido de la fecha de profesión como carmelita y la constancia de su profesión en una congregación a la que perteneció antes de ingresar en el Carmelo?

 

La razón la veremos más adelante. De momento conste que es algo inadmisible y que nunca se habrá consignado algo parecido en los catálogos carmelitanos ni en los de ninguna otra Orden.

 

Los catálogos impresos  a que hemos hecho referencia como es natural son los relativos a los documentos que se guardan en los archivos romanos de la Orden Carmelitana. ¿Pero con qué proceso se imprimieron? Como es natural, podría pensarse que esos catálogos son el resultado de los documentos digitalizados  del mismo archivo. Documento tras documento de las hermanas difuntas fue creado un documento digitalizado y con un lenguaje  informático en el que constan los asientos  cuyo volcado dio lugar a las páginas del catálogo a que habíamos llegado, y del que hemos visto una página y una casilla, la número 265.

 

Este documento a que nos referimos ¿Podría obtenerse? Naturalmente. Ha estado colgado en Internet por lo menos durante un año,  aunque quizás fuese retirado con posterioridad a la divulgación en la página de TIA  (Éste es un dato que no puedo asegurar  pero mis intentonas por hallarlo no han dado resultado)

 

Esta es la página  del documento digitalizado que se nos ofrece en internet  y que el lector puede consultar, en una captura de Tradition in Action
Aquí tenemos que dar crédito al sitio Tradition in Action que ha divulgado la página que obtuvo en una deteminada fecha en internet. El larguísimo documento se corresponde unívocamente con las difuntas carmelitas del documento impreso, como el lector puede comprobar. Además lleva consignados márgenes, disposiciones tipográficas, etc. La confección de un documento así, supuesto el ánimo de falsificación, llevaría un tiempo ímprobo. Por lo que se impone  dar crédito a este documento y a lo que nos dice el lector que nos trae la noticia en la nota anterior:

 

This listing has been there for at least a year without anyone correcting it. Maybe you people could explain this to me. Again, I am not one for conspiracy theories, but the pictures are strange and this date of death seems very odd. Just wanted to point this out.

 

Y el testimonio de la Dra. Horvat que en la repuesta dice:

 

It is difficult to understand why the official archival documents would list her as deceased on May 31, 1949. Perhaps it is because she really died at that time and another person, who died in 2005, took her place.

 

Actualmente puede obtenerse en internet el documento PDF siguiente:http://www.ocd.pcn.net/defunti/n_def9.htm.
Y pueden obtenerse listados de documentos. Sería interesante obtener algún documento en el que constara la profesión de la monja  que consta en la fotografía traída por Radio Cristiandad. Si esta monja murió antes de la fecha desde la cual se hizo la digitalización,  [o evidentemente   si todavía  no ha muerto, lo cual es muy posible porque a primera vista es una persona más joven que Lucía, como corresponde a una novicia normal (en la foto parece de unos 25 años) ]no parece probable que pueda obtenerse.

 

Pero si hemos de dar crédito al documento [y no hay razones para no hacerlo] capturado por Tradition in Action: Moniales defunctae, nos encontramos con este extracto que entresacamos del documento que corresponde al número 265 de la casilla arriba expuesta:

Fotografía del extracto del documento digitalizado

Documento en slide para una más cómoda lectura

<TD width="50%">
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-WEIGHT: 700; FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;265.&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            Maria Lúcia do Coraçâo Imaculado</SPAN></P>
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            (dos Santos Lúcia de Jesus Rosa)</SPAN></P>
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            Coimbra, Portugal</SPAN></P>
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            Nata:&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 22/03/1907&nbsp; Fátima</SPAN></P>
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            Prof.:&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 03/10/1928</SPAN></P>
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            Def.:&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 31/05/1949</SPAN></P></TD></TR>
        <TR


 

En ella puede verse que la religiosa difunta que aparece tiene los datos correspondientes a la difunta que vimos en la casilla 265, del catálogo carmelita Todos los datos coinciden a excepción del de la fecha de defunción, que en el catalogo es la de 13/02/2005 y para nuestra gran sorpresa en el documento informático es 31/05/1949. Observamos que aunque la diferencia en el día podría deberse a un baile de cifras 31/13, sin embargo esto no es posible en las cifras correspondientes al mes y al año. Además el documento fuente tendría que volcarse enteramente en el documento impreso del catálogo. Por lo que la fecha tal cual habría tenido que constar  en el documento impreso. Lo contrario- una correción en el documento impreso,  que conste en el documento fuente- no es posible. Por otra parte el que haya habido una falsificación en el documento fuente no es posible porque sería una alteración que se habría volcado en el impreso, aparte de que esta falsificación perjudicaría gravemente a los carmelitas dueños del archivo.

 

Ahora comprendemos por qué  en el documento impreso consta extrañamente como  fecha de profesión, la de profesión como dorotea el día 03/10/1928. La respuesta es porque así consta en el documento fuente y no han tenido la astucia de cambiarla para proseguir el engaño hecho al consignar la fecha de fallecimiento.. Pero ¿por qué consta en el documento fuente? La respuesta es porque constando la fecha de muerte como la 31-05/1949, había muerto de novicia sin profesar en la Orden carmelitana. La única profesión religiosa que había era la hecha con las hermanas doroteas, el 03/10/1928.

 

Para hacer un engaño consistente hubieran debido cambiar las dos fechas en el documento impreso. Y en el documento fuente también cambiar las dos fechas, corrigiendo lo que sin duda consta en lo documentos reales del archivo. O bien destruir estos, para hacer ex-novo un nuevo documento impreso, sin que constara en la fuente ni en los documentos de 1949, que están depositados en el Archivo. En resumidas cuentas, hicieron uns chapuza superlativa, coronada por la publicación en internet del documento fuente digitalizado, el cual  alguien pudo leer y comprobar la disparidad con la publicación impresa

Como decimos en España: “La mentira tiene las patas muy cortas”.

 

Por lo tanto, eliminada la posibilidad de error o de falsificación HAY QUE ADMITIR COMO BUENO EL DOCUMENTO FUENTE. Y en consecuencia tenemos que admitir que el documento impreso es el que está falsificado, con el objeto clarísimo de hacerlo corresponder con la fecha oficial de la muerte de la supuesta Hermana Lucía. Por lo tanto, la muerte de la auténtica hermana Lucía sucedió en 1949, en la fecha que consta en el documento fuente 21/05/1949. Y sin duda ninguna, los documentos que así lo atestigüan constan en el archivo de los carmelitas de Roma.

 

Si algún lector no está de acuerdo con las deducciones que aquí he expuesto, le ruego lo comunique en comentario y se digne decirnos qué explicación puede darse a las fechas distintas de ambos documentos, el documente fuente y el impreso.

 

La fecha tan temprana para la defunción de Lucía puede causar sorpresa e incluso estupor, pero el hecho es que hubo una hermana que suplantó a Lucía, algo que ha sido reconocido por muchos como son los sitios que primero hablaron de eso Catholic Church y Tradition in Action.

 

En este blog se ha escrito largamente sobre ello con acopio de fotografías cuya comparación establece sin ninguna duda que no son la misma persona la Lucía auténtica y la pretendida hermana Lucía que conocemos. También se han comparado textos de ambas “Lucías” que demuestran sin ninguna duda que no corresponden a la misma persona.

 

La tesis sostenida por mí de que en realidad hubo dos suplantaciones está desarrollada en el post  Las tres Lucías: Una historia sorprendente.el lector puede ver las razones de tal aserto. En realidad hecha una vez la suplantación ¿Por qué no hacerlo más veces si esto fuera conveniente a los intentos de quienes la urdieron?

 

Las consecuencias de que se conozca la verdad de lo aquí tratado son devastadoras: Casi todos los fatimólogos no han contado con este hecho. Sus deducciones hechas en parte por la asunción a priori de que Lucía tuvo  una vida más larga, no se mantendrían.

 

La entrevista citada  con el P. Fuentes, no sería auténtica, por lo que las deducciones que de ella se han sacado tampoco serían ciertas.

 

Otras deducciones a partir de la la verdad de la existencia de una [o dos en mi opinión] “impostora” Lucía de Coimbra ya se han hecho en este blog y en otros muchos.

 

Por todo lo dicho, creo que habría que rehacer los estudios que conocemos,  acerca de los hechos de Fátima.

TOMADO DE: RADIO CRISTIANDAD

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Apocalipsis, Curiosidades, Enemigos de la Iglesia, María Santisima, Masoneria, Nuevo Orden Mundial, Papado, Santos de la Iglesia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s