LA SUPRESIÓN DEL SACRIFICIO PERPETUO


EL ANTICRISTO SE REVELARA ASI MISMO. LA SUPRESIÓN DEL SACRIFICIO PERPETUO (3)

 

Por Mons. José F. Urbina Aznar

Imágenes propias.

 LA APOSTASIA, LA SUPRESION DEL SACRIFICIO Y LA MANIFESTACION DEL ANTICRISTO REVELADOS POR PAULO VI.

A veinte y cinco años de distancia de la aparición de los Tenebrum Oscurus que devoran con avidez los despojos últimos del resto fiel en las neocatacumbas, que diluyen la resistencia combativa contra la impiedad y contra esa opereta en la que ha sido convertido el Sacrificio, llegó a la ciudad de Nueva York un oscuro personaje, para anunciar por primera vez en la historia y en la palestra internacional de la O. N. U., la necesidad de implantar un gobierno mundial: el “papa” Paulo VI llamado Juan Bautista Montini.

     Cuando Pío XII enviaba en secreto a obispos católicos para ordenar sacerdotes detrás de la cortina de hierro a fin de que atendieran las necesidades espirituales de los fieles aterrados, escondidos y perseguidos, el “obispo” Juan Bautista Montini informaba de todo a la K. G. B. vía Togliati, prefecto de Roma. Esto me lo dijo el obispo Malachi Martin, enviado en alguna ocasión a esta misión, quien caminando por la calle y con todo el rito de ordenación grabado en su mamoria privilegiada, ordenó sacerdotes para este fin. La mente de Montini, -judío de Brescia- sucia y traidora fue descubierta por Pío XII quien lo manda a Milán sin hacerlo cardenal para cerrarle así a su pandilla -así pensó-, el sumo pontificado. Juan XXIII lo llamaría a Roma ¡como el primero de la lista! para hacerlo cardenal y abrirle las puertas de par en par al Trono de Pedro.
Su blasfemo y traidor discurso pronunciado en la Sede de las Naciones Unidas ante los líderes DEL MUNDO, que debió haber alarmado y enfurecido, a los católicos del mundo entero, no solamente no causó ninguna inquietud, sino que despertó vivas alabanzas y grandes calificativos como “el papa misionero”. Callaron los grandes conocedores de la Doctrina. También callaron esos laicos que se creen jueces de horca y cuchillo dispuestos siempre a “defender” la Fe despedazando todo lo que otros hacen y fulminándoles excomuniones. Ya el Magisterio ha advertido sobre los peligros del “magisterio laico” que a veces llega a lo estúpido. Callaron tambien los ignorantes. Pero todo este panorama triste y aterrador, era que ya por el horizonte se veían los barruntos de la tempestad que se avecinaba y que caería sobre la Iglesia y sobre el mundo. Las masas humanas, ya estaban preparadas y baboseadas para llevarlas por donde se quisiera.

     Por los altares del mundo, celebrábase todavía el santo Sacrificio de la Misa y nadie se imaginaba -excepto los de la pandilla-, que como una gelatina putrefacta y ablandadora, que penetra suave, que casi no se siente, porque está a la temperatura ambiente, que penetra profundo por todas las venas, los cimientos de la Iglesia eran ablandados y destruidos en la asamblea universal que en aquel momento se estaba celebrando en el Vaticano, corazón de la Iglesia Católica, llamada Concilio Vaticano II. Mientras los padres conciliares estaban cambiando las doctrinas y se disponían a entregar al pueblo piedras y escorpiones, Paulo VI, el llamado en Italia “el atormentado”, anuncia abiertamente la meta final que se proponían comenzando sutilmente en aquel momento.
     La ultra-progresista revista Informaciones Católicas Internacionales decía en su número del 22 de octubre de 1965: “¿No resulta impresionante simbólico que esta imágen (la de Paulo VI en la Sede de la O.N.U), haya sido visible directamente gracias al satélite Pájaro Madrugador para decenas y seguramente centenas de millones de tele-espectadores de América y Europa?…qué lejos estaba Paulo VI del ceremonial romano que hace al papa un personaje inaccesible”.
     Esto quedaba muy claro, porque en aquel momeno se estaba asesinando la figura de todos los papas anteriores que ya no tendrían nada que decir a las generaciones del tiempo anticrístico el cual iba a ser anunciado por Paulo VI. ¡¡¡Ni ellos tendrían oidos para oir!!!.
     La masonería mundial debe haber celebrado en grande. “El césar papal -dijeron- es una hostia para el sacrificio”. ¡Lo lograron.
     Tomemos algunas palabras del discurso de Paulo VI en aquella magna asambles: “De hecho, NO TENEMOS NADA QUE PEDIR, NINGUNA CUESTION QUE PLANTEAR; a lo sumo un deseo que formular, un permiso que solicitar: EL PODER SERVIROS; en lo que está a nuestro alcance, con desinterés, humildad y amor” (¡¡¡). ¡El papa de la Iglesia de Cristo, arrodillado ante sus peores enemigos en cuya Sede se mantiene un templo llamado“templo de la meditación” dedicado al culto del Ojo que Todo lo Ve satánico. Y continúa Paulo VI más adelante: “…convencidos como estamos de que esta Organización REPRESENTA EL CAMINO OBLIGADO DE LA CIVILIZACION MODERNA Y DE LA PAZ MUNDIAL”. Para Paulo VI no es ya la Iglesia el único camino para la paz de los hombres y tampoco la paz de Cristo que ella anuncia. Ahora es la O. N. U. Y sigue después:“Escuchad ahora la continuación de nuestro mensaje. Se refiere íntegramente al porvenir. El edificio que habéis construido no debe caer jamás en ruinas: debe ser perfeccionado y adaptado a las exigencias que representa la historia del mundo. Vosotros construís una etapa en el desarrollo de la humanidad; en lo sucesivo es imposible retroceder, hay que avanzar… los pueblos se vuelven a las Naciones Unidas como hacia LA UNICA ESPERANZA DE CONCORDIA Y DE PAZ…no se puede concebir NADA MAS ELEVADO en el plano natural para la construcción ideológica de la humanidad… es la mayor belleza de las Naciones Unidas,su aspecto humano más auténtico; ES EL IDEAL CON QUE SUEÑA LA HUMANIDAD, en su peregrinaje a través del tiempo…lo que vosotros proclamáis aquí son los derechos y deberes fundamentales del hombre, sú dignidad y su libertad y, ante todo, LA LIBERTAD RELIGIOSA. Sentimos que sois los intérpretes de lo que la sabiduría humana tiene de más elevado, diríamos casi, su carácter sagrado… osamos decir: ES EL REFLEJO DEL DESIGNIO DE Dios, para el progreso de la sociedad humana en la Tierra, reflejo en que vemos EL MENSAJE EVANGELICO convertirse de celestial en terrestre”. “GRACIAS A VOSOTROS, GLORIA A VOSOTROS”… “¿Quién no ve la necesidad de llegar así progresivamente a establecer UNA AUTORIDAD MUNDIAL que esté en condiciones de actuar eficazmente en el plano jurídico y político?…HA LLEGADO EL MOMENTO DE LA CONVERSION”.     La imágen de Paulo VI observada por centenares de millones de hombres por todo el mundo, porque ahora lo hace posible el satélite Pajaro Madrugador que en esos días se inaugura.
     Claudicaba de su misión sagrada, confirmaba todas las barbaridades que la humanidad debe a esa Institución y anunciaba un gobierno mundial pero NADIE entendió esta gran señal de lo que estaba pasando, y a la luz de los textos bíblicos de lo que pasaría después. Nadie protestó, ni se alarmó nadie, y cuando mucho algunos lo llamaron antipapa y surge la doctrina de que el papa como doctor privado puede caer en herejía. Pero aun así y en general, sucedía lo que los grandes iniciados habían “profetizado” desde el siglo XIX: Que un día obtendrían un papa que vendría a los suyos que ya prostituidos lo recibirían con agrado. También se oyeron comentarios sobre la “audacia” del mensaje papal, pero indudablemente acorde a los tiempos. La historia impone cambios ineludibles a la Iglesia que debe progresar.
     Ya estaba en la Sede de Pedro 1a Bestia, y el camino expedito para la eliminación del Sacrificio Perpetuo. ¿Quién podría impedirlo?, ¿a quién se revelaría la Bestia?.
     Se cumplían con precisión matemática los anuncios de San Pablo y la visión todavía más lejana, penetradora y asombrosa del Profeta Daniel, de hace dos mil quinientos años que anuncia que las huestes anticrísticas le harían la guerra al pueblo de los santos con buen éxito. Sobrevendrá una intensa oscuridad pues el sol no dará su luz, pero esto será visto por muy pocos.
 
EN 1969, PAULO VI ELIMINA LA MISA.
     Dejemos que el mismo Paulo VI, nos aclare con sus palabras si hubo realmente un cambio o no lo hubo. En su audiencia general del 26 de noviembre de 1969, es decir, dos días antes de que entrara en vigor la nueva misa, dijo:
     “Una vez más, deseamos invitar a vuestro ánimo a dirigirse hacia LA NOVEDAD LITURGICA DEL NUEVO RITO DE LA MISA, el cual será instaurado en nuestras celebraciones del santo Sacrificio de la Misa, comenzando el domingo próximo, primer domingo de Adviento, 30 de noviembre”“Este NUEVO RITO de la Misa, es UN CAMBIO QUE AFECTA A UNA VENERABLE TRADICION SECULAR y por eso interesa a nuestro patrimonio religioso hereditario QUE PARECIA DEBER GOZAR DE UNA INTANGIBLE INMOVILIDAD, y deber llevar a nuestros labios la plegaria de nuestros antepasados y de nuestros santos, y proporcionarnos el consuelo de una fidelidad a nuestro pasado espiritual, que hacíamos actual para transmitirlo después, a las generaciones futuras”. Más adelante dice: “Afecta este cambio al desarrollo ceremonial de la Misa, y nos daremos cuenta, INCLUSO CON CIERTA MOLESTIA, que las cosas en el altar no se desarrollan con aquella identidad de palabras y de gestos, a la cual estábamos tan acostumbrados… ESTE CAMBIO AFECTA TAMBIEN, A LOS FIELES… APARTANDOLOS DE SUS ACOSTUMBRADAS DEVOCIONES. Nos debemos preparar a esta MULTIPLE INCOMODIDAD, QUE ES JUSTAMENTE LA DE TODAS LAS NOVEDADES”.
     Esta no es UNA incomodidad. Son “MULTIPLES”. Los fieles se van a incomodar, se van a disgustar, PERO SE TIENEN QUE AGUANTAR porque se les impone, se les obliga, se les ve la cara de retrazados mentales. ¡Lo dice el papa! que los arroja a un desierto árido.
     “Y podremos notar, -sigue Paulo VI-, que las personas piadosas son las que más sientan estas molestias, porque teniendo un modo propio de oir Misa, se sentirán apartadas de sus acostumbrados pensamientos y obligadas a seguir los pensamientos de otros…”. Los maestros de la mística y de las almas considerarían estas palabras como escandalosas. Y sigue: “¿Qué hacer, pues, en esta histórica ocasión?, ante todo prepararnos, PUES NO ES POCA COSA ESTA NOVEDAD: NO DEBEMOS DEJARNOS SORPRENDER DEL ASPECTO, Y ACASO DEL DISGUSTO DE SUS FORMAS EXTERIORES”. ¿No es esto increíble?. Este viejo sucio se atrevió a meter sus manos y sus garras en lo intocable, respetado por toda la Tradición. Pío XII en la Encíclica MEDIATOR DEI, dice que “la Misa es la PRINCIPAL acción del culto divino, y debe ser tanto la fuente como el centro de la piedad cristiana”.Entonces, se estaba golpeando con furia el corazón de la Iglesia ante la indiferencia y estupidez de una sociedad apóstata adoradora de la materia y de la carne. Barruntos de tempestad, ¡tan poco conocidos!…
     Paulo VI dice que está “instaurando”. Instaurar es establecer, fundar, hacer de nuevo, erigir, implantar, sentar. No hay duda, que Paulo VI “INSTALÓ” un nuevo rito (palabra de Jesucristo) arrojando al exterior la Misa católica. Y es tan cínico Paulo VI que se atreve a decir que ese rito “parecía deber gozar de una intangible inmovilidad” pero aun así lo va a cambiar (¡¡¡).
     No es necesario analizar mucho las palabras de este “papa” pelele de la Masonería para asegurar que esta es una imposición violenta sobre los fieles, un cambio completo, una substitución NUNCA antes acontecida y no un perfeccionamiento del rito que ya existía como muchos estúpidos nos quieren hacer creer. Está claro que se trata de una novedad. ¿No la palabra “novedad” denota algo “nuevo”?. En una palabra, según las palabras de Paulo VI, todo cambia, todo es nuevo y desconocido que entró en vigor dos días después del escandaloso discurdo con el nombre de Nuevo Ordo, ¿no el mismo nombre propagandea ese orden mundial que los judíos quieren imponer y que tanto cacarean?.
     Pero también, esta fatídica fecha corría el velo del misterio de profecías que estuvieron veladas por siglos. Todo aquel que se ha conservado en la fidelidad de la Doctrina, y exclusivamente desde esa ubicación, puede averiguar y despejar el misterio que da como referencia la supresión del Sacrificio Perpetuo, imposible hace apenas cincuenta años.
UNA INTERPRETACION DE LA PROFECIA DE DANIEL.
     En el Cap. XII del libro del Profeta Daniel, al que refiere nuestro Señor cuando predice que la abominación de la desolación será “instalada” en el lugar santo, al fin de los tiempos, encontramos unos textos que es interesante recordar y reflexionar: dice Daniel: “será aquel un tiempo de angustia -se está refiriendo a los últimos días del mundo-, como no habrá habido hasta entonces otro desde que existen las naciones… Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, unos para la vida eterna y otros al oprobio y para el horror eterno -evidentemente se está refiriendo a la resurrección de la carne-. Los doctos brillarán con el fulgor del firmamento y los que enseñaron a muchos la justicia, como las estrellas por toda la eternidad”“…guarda en secreto estas palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin -es decir, que en los tiempos próximos al fin, podrán interpretarse-. Muchos andarán errantes y la iniquidad aumentarᔓ…todas estas cosas se cumplirán cuando DESAPAREZCA AQUEL QUE APLASTA LA FUERZA DEL PUEBLO SANTO”. Debemos vol ver más adelante sobre esta frase de Daniel. Daniel preguntó: “¿Cuando será la última de estas cosas?”, dijo -el ángel-, “anda Daniel, porque estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin. Muchos serán lavados, blanqueados y purgados: los impíos seguirán haciendo el mal; ningún impío comprenderá nada. Sólo los doctos comprenderán”. Y añadió el ángel: “CONTANDO DESDE EL MOMENTO EN QUE SEA ABOLIDO EL SACRIFICIO PERPETUO E INSTALADA LA ABOMINACION DE LA DESOLACION: mil doscientos noventa dias. Dichoso aquel que sepa esperar Y ALCANCE MIL TRESCIENTOS TREITA Y CINCO DIAS”.
     Daniel nos da una referencia segura para calcular los tiempos. El día de la supresión del Sacrificio que hace apenas cincuenta años, no se conocía. Ahora sí y con toda exactitud.
     Es famosa la profecía de las Setenta Semanas de Daniel. Para ocultarla, el juega con los tiempos. Los días los hace años, o viceversa; los meses semanas. La profecía de las Setenta Semanas eran en realidad setenta semanas de años hasta el advenimiento del Mesías y otros hechos de Su vida. Eran en realidad 490 años, y la profecía se cumplió al pie de la letra.
     Esta que ahora nos ocupa, era inexplicable sin la fecha de la eliminación del Sacrificio Perpetuo. Inútilmente los exégetas se devanaron el cerebro para tener alguna luz. Llegaron a pensar que los 1290 días eran tres años y medio del reinado anticrístico -lo cual se hizo muy popular-, pero en realidad todos erraron.
     En nuestro día, ya tenemos algunos factores seguros inimaginables hace apenas cincuenta años. Sabemos que el Sacrificio Perpetuo fue quitado en 1969. Tenemos la cifra bíblica de Daniel: 1290 días y tenemos a nuestro favor el tiempo transcurrido desde 1969.
     Con estos tres datos seguros podemos llegar, si no a una conclusión infalible, -sólo Dios-, por lo menos a algo que sea lógicamente próximo.
     Daniel habla de 1290 días. 1290 días son tres años y medio y por el tiempo transcurrido, sabemos ya que nada pasó, además de que era ilógico pensar que en sólo tres años y medio eran suficientes para extender la abominación desoladora a todo el mundo con todas sus ramificaciones. La demolición mundial de la Iglesia y los cambios de ritos no podían hacerse y consolidarse en tres años y medio como casi todos los exégetas pensaron. A más de que ahora sabemos que el Anticristo, ha reinado mucho más. Hay que desechar esta interpretación como imposible.
     Tampoco el número 1290 puede representar años, porque entonces la profecía diría que el Sacrificio Perpetuo estuvo ausente una cantidad de años superior a la mitad de la vida de la Iglesia, lo cual es una gran tontería. Desechado entonces.
     Nos queda, entonces, ver si Daniel está representando en los “días” de la profecía, semanas o meses.Aunque parezca increíble, los 1290 días de Daniel, representan SEMANAS Y MESES al mismo tiempo, como lo veremos a continuación.
     Si dividimos los 1290 días en semanas, obtenemos 1848. Obtenemos 24 años, punto ocho que sumados al año de 1969, arroja el año exacto en que se celebró el Cónclave de Asís que está registrado en el Cap. 12 del Apocalipsis. ¿Por qué es tan importante este acontecimiento?.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Apocalipsis, Curiosidades, Enemigos de la Iglesia, Falsas Devociones, Falsos Profetas, Masoneria, Modernismo, Nuevo Orden Mundial, Papado, Postrimerias. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA SUPRESIÓN DEL SACRIFICIO PERPETUO

  1. Erika dijo:

    Porque los que queremos ser catolicos, estabamos tan engañados, gracias a Dios que me pude dar cuenta de todo lo que le paso a la Iglesia Catolica, despues del concilio Vaticano II, se sento el diablo en el trono de Dios, estamos en la Apostasia, gracias por abrirles los ojos a las personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s