CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS


 

CONMEMORACIÓN DE TODOS

LOS FIELES DIFUNTOS

R.P. Juan Carlos Ceriani

Hoy se celebra la Conmemoración de todos los Fieles Difuntos. La Madre Iglesia se preocupa de ayudar, por medio de su poderosa, intercesión ante su Señor y Esposo, a todos aquellos que están todavía detenidos en el Purgatorio, para que, cuanto antes, puedan gozar de la beatífica compañía de los Santos en el Cielo.

De este modo se expresa el Martirologio Romano el día 2 de noviembre. Un día de maternal y amorosa solicitud de la Iglesia por sus muertos.

Su amor hacia ellos es un amor compasivo y un amor efectivo.

Un amor compasivo. La Madre conoce las necesidades de sus hijos sepultados en las llamas del Purgatorio. Las conoce y las siente como suyas. La mayor necesidad que padecen estas Almas es la temporal privación de la posesión y del goce de Dios. Están todavía retenidas; aún no gozan del eterno descanso; aún no les ilumina la luz perpetua.

Están todavía atadas con los vínculos de sus pecados, es decir, están sujetas a las penas temporales debidas por sus pecados. Conservan todavía la mancha de los contagios terrenos.

Desean ardorosamente contemplar a Dios, entrar en la patria, llegar a la mansión del refrigerio, de la luz y de la paz.

Anhelan poseer la dicha del reposo, gozar de la eterna alegría en la región de los vivos.

Permanecen todavía en un doloroso alejamiento de Dios. Aman a Dios, le aman a Él solo y, sin embargo, todavía no pueden poseerlo, ni contemplarlo, ni descansar sobre su paternal corazón. Aun no son dignas de acercarse a Él.

Los pecados, las infidelidades, la falta de arrepentimiento y de espíritu de penitencia les han acarreado esta dolorosa y angustiada espera. ¡Qué dolor y qué arrepentimiento más hondo tienen ahora de haber pecado y de haberse descuidado!

Pero su dolor, su arrepentimiento, sus lágrimas ya no pueden valerles para alcanzar el perdón de sus faltas. El tiempo del arrepentimiento provechoso terminó con la llegada de la muerte. Ahora han entrado en la noche, durante la cual nadie puede trabajar. Lo único que pueden hacer es sufrir mucho, hasta que purguen, hasta que expíen, por medio del dolor, la pena de sus pecados.

La Iglesia conoce la necesidad, el desamparo y la impotencia en que se encuentran estas pobres Almas del Purgatorio.

Por eso hoy se derrama en compasión por ellas y desea que también nosotros nos asociemos cordialmente a esta compasión suya.

+++

Un amor efectivo. La Iglesia sabe que puede ayudar a las pobres Almas del Purgatorio. Sabe lo que puede darles con su intercesión y, sobre todo, con el Sacrificio de la Santa Misa.

Hoy ora por las pobres Almas. Hace que cada sacerdote celebre tres veces el Santo Sacrificio, para que, desde el Altar, fluya hasta el Purgatorio un torrente de gracia y, de este modo, puedan volar al Cielo muchas Almas benditas.

Además de esto, concede hoy a todos sus fieles la facultad de aplicar a las Almas del Purgatorio un ilimitado número de indulgencias plenarias.

Nosotros debemos identificarnos con la Santa Iglesia, debemos unirnos a Ella lo más estrechamente posible para hacer, como Ella, de este día y de todo el mes dedicado a las Almas del Purgatorio un día y un mes de fervoroso y eficaz amor a dichas pobres Almas.

Oremos por Ellas, ofrezcamos por Ellas la Santa Misa, esforcémonos por ganar muchas indulgencias plenarias y apliquémoslas a esas pobres Almas.

+++

Señor, dales el reposo eterno y brille para ellos la luz perpetua. Libra a las almas de todos los fieles difuntos de todos los vínculos de sus pecados. Ayúdalas con tu gracia. Haz que las almas de los difuntos, purificadas y libres de sus pecados por virtud de este sacrificio, alcancen el perdón y el descanso eterno.

Así es como debemos suplicar a Dios por las Almas del Purgatorio.

Sabemos que podemos amar y ser útiles a nuestros queridos difuntos hasta más allá de la tumba. Los santos lazos que nos unieron a ellos durante su vida mortal no se han roto con la muerte. Continuamos viviendo todavía con ellos, y ellos con nosotros, en un constante y sobrenatural intercambio, fundado sobre la Comunión de los Santos.

El que es incorporado al Cuerpo Místico pertenece a la Comunión de los Santos, pertenece a la comunidad de vida sobrenatural fundada por Cristo.

En esta comunidad todos los redimidos y santificados en Cristo permanecen siempre unidos con el Señor y unos con otros entre sí, como los miembros de un mismo cuerpo.

Los Santos del Cielo, las Almas que padecen en el Purgatorio y nosotros, los miembros de la Iglesia que milita todavía sobre la tierra, somos distintos miembros de este Cuerpo sobrenatural y, por lo tanto, permanecemos siempre estrechamente unidos los unos con los otros.

Por lo tanto, todos estamos obligados a ayudarnos mutuamente con caritativa solicitud, hasta que logremos conseguir todos el fin, la vida eterna.

Como miembros vivos del mismo cuerpo, somos todos mutuamente solidarios los unos de los otros, a todos nos afectan unas mismas vicisitudes vitales. En virtud de esta unión vital, que enlaza entre sí a todos los miembros del mismo cuerpo, podemos nosotros ayudar y favorecer a las Almas del Purgatorio. Podemos hacer que, con nuestros méritos y con nuestras satisfacciones, logren Ellas alcanzar la plenitud en Cristo, el gozo de la vida bienaventurada.

Dios dispuso y ordenó el cuerpo y los miembros de modo que no hubiese escisión entre ellos, antes todos se preocupasen mutuamente los unos de los otros. Es decir, nosotros de nuestros hermanos del Purgatorio. Es, pues, una santa orden de Dios el que ayudemos y favorezcamos a las Benditas Almas.

Las almas de nuestros hermanos del Purgatorio llevan el peso de las penas temporales debidas por los pecados, por las faltas y por las infidelidades que cometieron y no pudieron expiar en esta vida. En virtud de la Comunión de los Santos nosotros podemos quitarles este peso.

Permaneciendo en dicha Comunión podemos colocarnos en lugar de las pobres Almas atormentadas y podemos hacer lo que ellas no pueden hacer: podemos ofrecerle a Dios, en lugar de ellas, la satisfacción que Él les exige, pero que ellas no pueden presentar por sí mismas.

Nosotros podemos llevar el peso de estas pobres almas ofreciendo por ellas a Dios, en el Sacrificio de la Santa Misa, las satisfacciones de Cristo.

En la santa Misa poseemos el medio más poderoso y eficaz para poder ayudar a nuestros queridos muertos. Lo enseña el Concilio de Trento, en su Sesión 25ª.

Podemos llevar su peso ganando Indulgencias y aplicándolas por las pobres almas.

Tienen también valor satisfactorio todas nuestras oraciones, todos nuestros sacrificios, esfuerzos, trabajos, vencimientos y dolores practicados y sufridos por amor de Dios.

Con todas estas obras podemos llevar, aligerar y quitar el peso de las pobres Almas del Purgatorio. Y esto, tanto más, cuanto más íntimamente nos unamos, cuanto más vigorosamente crezcamos, por medio de la caridad y de la práctica de las virtudes, en la Comunidad de Cristo y de su Iglesia.

El poder ayudar a las almas de nuestros difuntos no se funda en la carne ni en la sangre, ni en las relaciones y circunstancias humanas o terrenas. Se funda solamente en el hecho de nuestra incorporación a Cristo y a su Iglesia.

La incorporación a Cristo, con la Cabeza, con la Vid, es quien decide.

Ahora bien, lo que nos une en comunidad, lo que nos une con Cristo y con nuestros hermanos en Cristo es la caridad: el amor de Jesús y el amor del prójimo. Cuanta mayor caridad tengamos, más podremos ayudar también a nuestros difuntos.

Oración: Libra, Señor, a las almas de todos los fieles difuntos de todos los vínculos de sus pecados. Ayúdalas con tu gracia, para que puedan evitar el juicio de tu venganza. Haz que gocen cuanto antes de la felicidad de la luz eterna. Amén.

TOMADO DE: RADIO CRISTIANDAD

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Catesismo Católico, Cielo, Devocionario, Purgatorio, Santos de la Iglesia, Sermones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s